Revolución o guerra n°13

(Semestral - Octubre 2019)

PDF - 611.2 KB
Aviso : No pudimos hacer verificar los artículos de este numero de la revista en español por compañeros de idioma castellano lo cual puede dificultar su lectura y, peor aún, provocar errores políticas. En tal caso, llamamos nuestros lectores a que se refieren a la versión francesa.

InicioVersión para imprimir de este documento Versión imprimir

Sobre la crisis : ¿ Dónde está parado el mundo ? (Nuevo Curso)

Por falta de espacio en este número, también de tiempo y de fuerza, no estamos en condiciones de presentar un estado, aunque sólo sea sintético, de la agudización de la crisis económica del capital que tanto preocupa a la propia burguesía. Las medidas adoptadas a partir de 2008 y la crisis de los "subprimes" no han logrado "relanzar la máquina" como en crisis anteriores. A grandes rasgos, habían consistido en la "nacionalización" de la acumulación de deuda privada para evitar el colapso repentino del sistema financiero; y en la introducción masiva de liquidez (en particular a través del llamado Quantitative Easing) por parte de los bancos centrales para compensar la falta de crédito (el credit crunch), ya que los bancos desafiantes entre sí no se prestan. Todo ello a costa del endeudamiento exponencial de los Estados y de los déficits públicos. Ciertamente, estas medidas económicas específicas del capitalismo de Estado lograron evitar el bloqueo brutal de la economía capitalista y su catastrófico colapso. Pero no "superaron" la crisis de 2008 y tampoco "impulsaron realmente la economía" hasta el punto de que estas medidas excepcionales se han vuelto permanentes; hasta el punto de que el Banco Central Europeo decidió impulsar de nuevo el uso del Quantitative Easing en estos días [1] ; hasta el punto de que el banco norteamericano, la FED, se ve forzado a bajar sus tipos de interés, lo que previamente había intentado elevar. Todo esto expresa que el capitalismo se ha vuelto adicto a medidas que sólo deberían ser excepcionales. Y que la deuda generalizada continúa su alocada carrera... que tendrá que ser pagada por un día u otro de alguna manera – muy probablemente por una guerra imperialista generalizada.

¿Es necesario subrayar que el gigantesco costo de la bancarrota de aquel entonces que, sin embargo, cabe pagar entretanto, y sus múltiples consecuencias han recaído y recae todavía sobre la población mundial no capitalista, principalmente sobre los hombros del proletariado? Esto ha conducido a un dramático deterioro de las condiciones de vida y de trabajo desde entonces y a un empobrecimiento creciente y generalizado. Los efectos del 2008, por tanto, se siguen sintiendo y sus consecuencias de todo tipo, incluidas las económicas y financieras, no se han superado en el mismo momento en que la actividad económica se está acercando "oficialmente" a la recesión, como en Alemania, o se ralentiza "oficialmente" en China o en Estados Unidos, por citar sólo a las principales potencias capitalistas mundiales, e incluso mientras que la situación en los países denominados "emergentes" se deteriora o incluso se derrumba, como en Argentina. En resumen, las medidas estatales "excepcionales" – como los tipos de interés negativos de los Estados [2] – para hacer frente a la crisis de 2008, que sólo mantuvieron a flote el capital, siguen vigentes en la actualidad, incluso cuando está reapareciendo la crisis abierta. No podrán ser reutilizadas con la misma "eficiencia" en caso de una crisis repentina y ésta es una de las preocupaciones de las clases dominantes, al menos de sus especialistas económicos y gobiernos más "inteligentes". Como resultado, además de los ataques contra el proletariado, las rivalidades imperialistas sólo pueden empeorar aún más. Contrariamente a lo que los medios de comunicación están comenzando a martillar al tratar de hacernos olvidar la evidencia, las guerras commerciales, monetarias y arancelarias y las tensiones imperialista crecientes, especialmente las políticas económicas e imperialistas de Trump, no son la causa de la desaceleración económica y la crisis abierta que se avecina, sino su consecuencia y expresión. No hay duda de que la crisis abierta que se avecina, y la recesión en particular, sólo exacerbará las rivalidades imperialistas y presionará a las principales potencias imperialistas para que se comprometan cada vez más en la marcha hacia una guerra generalizada.

Hay varios artículos en la prensa de la Izquierda Comunista a los que invitamos a nuestros lectores a referirse. En particular, llamamos su atención sobre dos artículos de la TCI, Panomarica sulle condizioni in cui versa el capitalismo globale y Dotte considerazioni sul futuro del capitalismo "dopo" la fine dell’attuale crisi, sólo en italiano hasta la fecha, que proporcionan un análisis marxista general del empeoramiento de la crisis económica que puede servir como referencia útil. A falta, hemos decidido publicar este breve artículo de Nuevo Curso, que da elementos útiles de propaganda a cualquier posición de clase inmediata frente a la crisis y a los discursos de la burguesía.

Revolución o Guerra, 20 de Septiembre 2019.

¿ Dónde está parado el mundo ? (en gráficos) – Nuevo Curso

En Argentina, en España, en Italia, hasta en Francia, los medios nos dan cada vez un mensaje más vacío. Nos intentan mantener entretenidos con impostadas emociones electorales, huracanes y crímenes truculentos, mientras nos hablan de las «dificultades» como si fueran problemas locales que con un poco de sacrificio y «buen gobierno» se pudieran superar. En realidad, en el capitalismo como en todo, es la totalidad, el estado del sistema como un todo, lo que determina el futuro de las partes. La realidad global no es la suma de «realidades nacionales». Al revés, hoy más que nunca, es la situación global de un capitalismo mundial en crisis la que determina las perspectivas en cada país. Para poder hacernos una idea de qué viene en esta segunda parte del año, vamos a resumirla con 7 gráficos publicados esta misma semana.

1 - El primer elemento de la situación global es el incremento de las tensiones imperialistas. La guerra comercial, con su rosario de presiones militares y fricciones bélicas y políticas. Desde Ormuz a Hong Kong pasando por el Brexit, Argelia, Siria, Chipre… y ahora hasta el Amazonas.

2 - El ciclo de acumulación está casi agotado en los países centrales. Las tasas de ganancia son bajísimas -por eso el valor de la producción apenas crece- y ni dopando el sistema desde los bancos centrales de formas cada vez más desesperadas, se consiguen «resucitar» las expectativas y sobre todo, la actividad económica.

PIB mundial (variación anual %)

3 - Bajo el estancamiento del PIB hay una caída de la actividad económica, especialmente la industrial -la producción de mercancías tangibles- que impulsa y adelanta aun mayores bajadas de la actividad. Dicho de otro modo: se están destruyendo capacidades productivas en todo el mundo porque el sistema no sabe utilizarlas para generar ganancias.

La situación es tan grave que la huida hacia la especulación se concentra ya solo en los países cínicamente llamados «emergentes». Pero no es ya una especulación al alza, una expectativa inflada sobre valores y capacidades futuras, son apuestas sobre derribos y colapsos que multiplican la inestabilidad, como vimos en Argentina.

4 - No se trata simplemente de que a la burguesía le «vayan mal los negocios», es que de lo único que puede tirar para mantener las ganancias en marcha… es de nuestras condiciones de vida. Por un lado reduciendo el coste que para el capital nacional supone mantener las condiciones de explotación (sanidad, servicios básicos, etc.), por otro salvando la banca a cuenta de apropiarse directamente del ahorro en forma de pensiones, aumentando las jornadas reales, la precarización, etc. De Bolsonaro a Macron, de Macri a Putin, pasando por Sánchez y Costa, todos están propiciando «reformas» similares con similares objetivos vestidas con discursos distintos. Incluso en EEUU, teórico «ganador» por el momento de la guerra comercial, la pauperización de los trabajadores es una tendencia constante que se muestra en el estancamiento de su capacidad de consumo. Dicho de otra manera: incluso en el país con los mejores datos de empleo en el año, el sistema no consigue mejorar la vida material de los trabajadores ni siquiera en sus propios términos… lo que a su vez alimenta las malas expectativas de producción: ¿para qué producir más si no tienen para comprar?

¿Qué hacer?

Estés en Argentina, en México, en España o en Australia… la tarea principal hoy es la misma porque la situación global que empuja los ataques a tu condiciones de vida y la de los tuyos es la misma que la que empuja el empobrecimiento de todos en cualquier parte del mundo. La lógica del capital no es inapelable. O mejor dicho, solo lo es en sus propios términos. Si aceptamos que las ganancias de la empresa o la rentabilidad del capital nacional tienen que producirse para que se puedan satisfacer nuestras necesidades, estas van a verse más y más agredidas. Y no hay sacrificios que paguen. Porque lo que hace que el sistema no dé más de sí es estructural, no se trata de un problema puntual que puedan arreglar con unas elecciones, «reformas» y unos acuerdos comerciales. La máquina solo puede mantenerse en marcha devorando a los operarios. Así que es hora de poner por delante nuestras necesidades.


Nuevo Curso, 8 de septiembre 2019 (https://nuevocurso.org/)

Inicio


Notas:

[1. « Para su última decisión antes de dejar su puesto en el Banco Central Europeo (BCE), Super Mario [Draghi] reveló un importante plan de estímulo monetario para apoyar la actividad económica a media asta en la zona euro. Bajó la tasa de depósito a -0.5% y anunció la implementación de un nuevo plan de expansión cuantitativa (Quantitative Easing) » (La Tribune, 13 septembre 2019, traducido por nosotros).

[2. El acreedor que "presta" su dinero a los Estados no es remunerado, sino que, por el contrario, paga intereses sobre su depósito! Es decir, prefiere invertir su dinero con pérdidas en las cajas de los bancos centrales más que en la economía y la producción porque está convencido... de que su capital inicial perderá menos. Esta aberración desde el punto de vista capitalista por sí sola ilustra el impasse y las contradicciones inmediatas a las que se enfrenta el capitalismo hoy en día. Por supuesto, esta acumulación de capital que no entra en la producción también contribuye a la vertiginosa inflación de las burbujas especulativas en todos los ámbitos, incluso en el fútbol, por ejemplo, donde los presupuestos de los clubes profesionales y los salarios de los jugadores están explotando....